GUIA MAMI FRIENDLY

8 de septiembre de 2010

Duda existencial educativa.

Una se la pasa bajando línea para que los hijos se comporten correctamente y no sean unos incivilizados power rangers.
La cantanela es histórica, pasará religiosamente de generación en generación, por los siglos de los siglos, olé!
Debés compartir y cuidar los juguetes y las galletitas comerlas todas ¿cúantos nenes desearían comer ese lado sin rellenar?
No pegar, morder o empujar. Rompe paga, pincha, o pierde
Ni arrancar media cabellera ni hacer burla ni pintarle la cara a los demás.
Escupidas, pisotones, mentiras, puteadas, y mil más.
Pero qué pasa cuando los peques vienen mordidos, heridos en sus sentimientos, o con un moretón nuevo?
La duda viene en determinar qué ley aplicar: ¨ojo por ojo¨, y empatar.
O poner la otra mejilla, y se la dan.
Cómo evitar decir, ¨devolvesela¨, ¨más fea será tu abuela¨, ¨y qué, tu mamá es una botinera más parecida a Zulma Lobato que a Wanda Nara¨ o entrenar al pequeño Karateca, cuan Daniel Sam, pulirrr y pintar y que aprenda a hacer la grulla , piña, patada, piña, patada.
Tampoco da que sea el buchón de la maestra, no hay nada más odioso que el buchonardi del jardín ni el puchinball.
A mis nenes les digo, ustedes acuérdense del semáforo o las tarjetas de infracciones en el futbol.
La primera vez que son golpeados, luz verde. Obvio que lloran, pero la dejan pasar. Aplica la ley de poner la otra mejilla.
La segunda agresión, es luz amarilla. Unas chipitas, pero que se la banquen, vale la amenaza verbal, face to face, respirandole cerca ¨a mi no me empujás, nunca más¨. Aplica la ley del Fair play, Warning, el que avisa no traiciona, ¨la próxima te escondo¨.
Y la tercera, luz o tarjeta roja, aplica ¨ ojo por ojo, te bajo los dientes¨.
Devoluciones al por mayor, se van los mandamientos al mismísimo carajo, y quedan habilitada las ocurrencias más groseras, piquete de ojo, implante capilar, amenaza del Cuco y del viejo de la bolsa, un tucumano bien dado. Plan de defensa y ataque.

A nadie le gusta ver a su hijo pegando, y menos golpeado.
El equilibrio del sensei.

9 Comentá acá. Gracias!!!:

Oh, Lula dijo...

Me van a matar, pero tras haber padecido siete años seguidos de bullying cuando ni siquiera tenía nombre ni se sabía la gravedad de sus consecuencias en el adulto (léase, mis padres, maestros, psicopedagogos y directivos del colegio repitiéndome "no les des bolilla" una y otra vez hasta que la frase perdió el significado), creo que me he ganado el derecho de decirle a Casper: "Al primero que te joda, revolcalo en el suelo de una patada voladora." Sí, soy un mal ejemplo, pero a mi hijo no le pasa, lo juro por essssssssssta (terrible HDP me va a salir).
Redondeando, para mí será la ley del karate: "Nunca atacar primero"
Besos, y no me cuelguen, plis!

Carolina dijo...

Hola Viks!!
Yo me sumo al karate! Jajaja!
Que casualidad en una de mis últimas entradas escribí al respecto:
http://solootraaficionada.blogspot.com/2010/08/ensenarles-que-defenderse-es-un-derecho.html
saludos niña.

Vicky O dijo...

Hola CAro
Estoy sacando del baul de los recuerdos las notas, hay muchas. Hace mucho no paso por tu lugarcito. Pero escribi esta nota hace meses cuando un nene ¨conocido¨ maltrató a los míos. Y la verdad me da por las pelotas esa agresividad. Sí me acuerdo tuya una nota de tu nena en la plaza que me enviaste. Ahora me diste curiosidad, che! Besos. Y Lula, quién te va a colgar. nadie mujer! A quien le gusta q fajen a sus peques. Pero bueno entra le ley karateana en vigencia, ja!

Florencia dijo...

Tal cual! Bueno si, boludo no.
Me encanto tu ocurrencia del semáforo. La voy a tener presente para cuando me toque. Todavía safo porque Mati es chiquito.
Besos

Anónimo dijo...

Hola la verdad me encantó y me mori de risa que eso es lo que me gusta en los blogs. (yo tengo uno www.mamatodoeldia.com)
Ahora que te conozco entrare seguido.Besos.

Anónimo dijo...

Perdonen que no coincida pero me parece lamentable el discurso. No lo comparto y jamás les digo a mis hijos que devuelvan el golpe.
Asi todos van a seguir a las piñas.
Saludos

Vicky O dijo...

Si, a mi tampoco me gusta que pegue,pero menos me gusta que reciba, y sea un puchinball. Mis hijos saben que no se pega, pero si que tienen que defenderse primero hablando, diciendoles a la maestra y como ultima alternativa la devolucion.
Vicky O

Anónimo dijo...

Hola, yo creo que a los hijos hay que enseñarles a no se agresivos. Pero tambien que deben saber defenderse. Nosotros somo 4 hermanos, 3 mujeres y el chiquito varon que pobrecito sufrio todo de parte de mi hermana mayor hasta que crecio y una vez le devolvio el bife... santo remedio.!!. Es que mi mama tenia una forma muy distinta de educar: Por ej: venias llorando xq te pegaron, te miraba te consolaba pero te decia, vos defendete es una pelea entre Uds yo no tengo anda que ver!!! Y no se metia.. Llegabas llorando diciendo que tu hermano te pego, primero te decia defendete y segundo te retaba por ser buchón. Siempre inculco que nos teniamos que defender entre nosotros 4 y no mandarnos en frente ni siquiera ante nuestros padres. Te puedo decir que somos adultos pero ojo con meterte con alguno de nosotros somos una cofradia y aun hoy nos defedemos a muerte si mi mama dice algo de otro de los hermanos.

Fer dijo...

Excelente post! Sabés que yo soy profe, y uso el sistema de tarjetas del fútbol en mis clases: una amarilla, estás "booked" (soy profe de inglés...), otra, es roja, y tenés que "pagar" por tu falta, que en general tiene que ver con molestar en clase, ya no pegar y eso porque son más grandes... "Se agarran" de otras maneras, más sutiles, pero igual hay que hacer algo al respecto como adulto, a ver si me la dan a mí... "Pagar" por tu falta es difícil de manejar: no soy de las que da tarea extra, porque eso desvirtuaría la naturaleza y la importancia de la tarea, si es que la tiene... no sé... odio tanto corregir, que a veces pienso que la tares es un mal necesario que nadie se anima a desterrar y ya!Con dienero sería poco ético, pero me vendría súper: ¡soy docente! Entonces les hago hacer algo que los haga reflexionar y aprender a pedir perdón, y ya.
Y como mamá, les digo a mis dos hijos más a o menos lo mismo que vos: dejala pasar si no es muy grave, no te enganches, pensá en las limiticaciones del agresor, pobre, pero si se desubica feo, mostrá los dientes de algún modo. La agresión es parte de la naturaleza humana: está en nosotros, es inútil intentar reprimirla, sólo se puede aprender a canalizarla, intentar manejarla "civilizadamente" (aunque la civilización es muchas veces un mal ejemplo en este sentido), y a sublimarla, pero no es fácil, ni para grandes ni para chicos.
Me encanta cómo contás y te expresas!!!
Saludos!