GUIA MAMI FRIENDLY

17 de junio de 2009

Malditas Estrías

Desde el momento en que planeás quedar embarazada algún día, todas las mujeres-madres a tu alrededor te dicen imperativamente que DEBES ponerte crema en todo el cuerpo cuando quedas preñada porque si no las consecuencias son te-rri-bles. Entonces una, en cuanto tiene en sus manos la tirita con las 2 queridas rayitas tan ansiosamente esperadas, en lugar de gritar de alegría o darle la noticia al señor que dice ser el padre, corre desesperadamente a comprar La Crema y comienza con el Deber.

Durante nueve meses no pasa día sin cubrir cada centímetro de su mutante cuerpo con La Crema… y al principio uno dice “es al dope esto, si ni panza tengo…!!! O mejor dicho, tengo la de los postres!!!”. Unos meses después ya empieza a notarse entonces le pones más onda a darte con la crema, haces los círculos, le dedicas más tiempo. Pero al llegar al último trimestre ya estas medio podrida del asunto, y si bien te pones, por ahí un día te haces la rabona, otro no esperas a que absorba bien la piel la tan apreciada crema, etc. Y así y todo la cosa viene bien, viste? Pleno verano, vos cual hipopótamo te paseas por la playa o el parque y te sumergís en el agua sin estrías. Tomá mate! “Sirve la guachita de esta crema”, decis por dentro.

Pero al llegar a unas dos semanas previas al día D la cosa empieza a complicarse: ya no tenés tobillos sino en su lugar hay dos lindos macetones, de esos para palmeras, vos me entendés. Y esa hinchazón la llevas a todito el resto del cuerpo. Rogá que no tengas labios gruesos, porque ahí quedas como una africana recién llegada (lo digo con conocimiento de causa). Los anillos no te salen ni entran, el cuello es casi imperceptible y claro… vos no te podes mover, menos intentar verte el tuje para ver si salieron algunas estrías, y como quitaste todos los espejos de tu casa para no largarte a llorar, imposible saber si arribaron las muy malditas estrías. Sinceramente, en ese momento lo único que querés es que te saquen al crío de ahí adentro (pero ese es un capítulo aparte).

Nació. Pasó una semana, empezás a deambular por la casa, pero no te animás ni a mirarte cuando te bañas… y los espejos siguen guardados. Pasan las semanas, hasta que te animás a pispear qué onda, “resultó La Crema?”. Mirás y…. (lluvia de chanes!!!) Ahhhhhhhhhh!!!!!!! hay una invasión de estrías!!!!!!!!! Te querés morir. Te ponés a pensar la cantidad de tiempo que estuviste dedicada a ponerme La Crema, hacés la cuenta y perdiste días de tu vida para nada. Qué injusticia!!!! Y pensar que algunas turritas que andan por ahí no se ponen un joraca y quedan diosas como Pampita o Dolores Barreiro.

En medio de tanta depre post parto, la deformidad de tu cuerpo, las estrías, celulitis, etc… tiras la toalla y te resignas a la convivencia con ellas. Pero pasan un par de meses y sos tan cabeza dura que decís, “no me van a ganar estas, quién se creen que son?”. Tomás coraje, agarres el teléfono y sacás un turno con la dermatóloga (casi siempre son mujeres). Cuando cortás con la recepcionista ya te sentís como que ganaste una batalla, es bárbara la sensación! Y te sentás a esperar el día de la exposición de las malditas… hasta que llega. Vas medio cabizbaja, hasta con algo de vergüenza por el desastre que te quedó en el tuje, hablás con la doc, le explicás la situación del caso, bla bla bla… y de repente te encontrás con los calzones por el piso rezando para que te digas “no es tan grave… hay un tratamiento que lo soluciona”, pero en lugar de eso tus oídos escuchan “dios mío!!! Cuánto aumentaste? Hay unas cremas que te voy a dar, pero no creas que se va a solucionar mucho… ponételas al menos 3 meses y después date una vueltita” Te querés matar, de nuevo.

Salís del consultorio directo a la farmacia más cercana. Llegás a tu casa y te olvidás que le tenías que dar la teta al crío, vas directo al baño a llenarte de crema el tuje, mientras pensás “otra vez poniéndome crema… servirá? Si, tiene que funcionar, tiene que funcionar”.

6 Comentá acá. Gracias!!!:

Maternidad El lado Oscuro dijo...

Gracias Vane!!!Me encantó tu artículo

PAULINA2008 dijo...

de esto no me puedo quejar(q rarooo yo y mis eternas quejas materniformes!ja)
no tengo ni una!!!

Anónimo dijo...

de nuevo...tal cual!!!
a mi me salieron mientras el doc me hacia la cesarea, cuando aparecieron las muy forr&s!?!!!? me las vi en la clinica, entre el vendaje y las sabanas pulcramente desinfectadas...ZASSSSS estaban ahi las viboritas blanquecinas...no hay con que darles!!!!
sigo juntando coraje para llamar a la dermatologa, vos decis que no me va a decir que hay una solucion magica?!?
saludos
eugenia de PM

Anónimo dijo...

Gokusita:
Vicky Mi cara parecía de elefante,,, los labios ni te cuento
Y ahora nuevamente entra el pánico con este segundo embarazo con la primera me fui arriba casi 21kgs después de pesar la módica cantidad de 45kgs (era un palito), ya pasé el primer trimestre, sin medio kg de más pero ahora viene la prueba de fuego.... La metamorfosis otra vez!! y el Jean de Merlín yo ni en valija lo guardé, lo terminé despachando porque me dije "Jamás volveré a ser como antes" Una se resigna sabes, si bien bajas las libras, no quedan bien acomodadas como estaban, y las estrías tema aparte!!!

**Mely** dijo...

jajajaja, muy bueno, yo odiaba ponerme esa crema que me dejaba toda pegajosa, y asi lo estoy pagando!!!
Cuando estaba embarazada ya aparecieron, parecia que un gato, mas bien un tigre de bengala se habia aferrado a mi trasero!!! Y ahi estan, no se que voy a hacer este verano, me tendre que poner un short mas que una tanga o lo que se le parezca! Me consuelo con que por lo menos no me salieron mas que unas 3 en la panza.
Muy bueno tu blog!

Azul dijo...

Dios, no sé si reirme o llorar,mi cuñada se embarazó a la par, y la muy guacha, dilató sin darse cuenta, la internaron con 9 de dilatacion, solo sintió las 3 contracciones del parto, la epi le curó en una semana. Ahí la odié!!! unos dias se cruza con un espejo y se da cuenta que tiene estrias desde el ombligo hasta el monte de venus.....En fin, nada es perfecto
besos